Tel: 91 652 49 84 - Email: info@blancoyblancoabogados.es

Ya tenemos en catálogo una nueva expresión: “¡Te la compro!

Imagen te lo compro

¡Atención, atención! Quienes nutren su lenguaje con expresiones de moda ya tienen una nueva que lucir orgullosos en sus conversaciones: “¡te lo compro!”, para referirse a que aceptan o admiten una idea. Además, esta admite diferentes formas, como “¡te lo compraría!” o, en sentido negativo, “¡no te lo compro!”. Y pueden estar tranquilos los usuarios, pues tan útil y mercadeable locución ya ha superado todos los controles y se admite en los entornos sociales más distinguidos entre periodistas, presentadores de televisión, políticos, etc. Parece el colmo de la implantación del neoliberalismo psicológico que generalizadamente nos atenaza, en un mundo en el que ya todo se compra y se vende (hasta las ideas en una conversación). Ya no se consienten o se rebaten opiniones de nuestro interlocutor; no, ya “se compran” o “no se compran” sus teorías o planteamientos. Que ¿de dónde viene la bonita frase?, sabe Dios quién fue el primer académico creativo en este caso, sin que eso sea reprochable; antes al contrario, es precisamente lo deseable que el empleo del lenguaje discurra con naturalidad, sin afectación, y que incluso adopte formas originales que, a buen seguro, es lo que debió ocurrir con la primera persona que en algún medio de comunicación empleó la expresión sin ser consciente de las consecuencias que traería. Lo malo es cuando quien oye esas expresiones y, considerándolas interesantes las hace suyas incluyéndolas a perpetuidad en su vocabulario habitual en la falsa creencia de que son “originales” o “especiales” cuando, evidentemente, ya no lo son, sino todo lo contrario, muy probablemente del mismo modo en que surgieron otras simplonas expresiones-implante como “sí o sí”, “en plan”, “como digo yo”, “…no, lo siguiente”, etc, que, aun siendo gramaticalmente correctas y en ocasiones dotadas en origen de un imaginativo significado figurado, metafórico o irónico, sin embargo, su uso machacón las hace odiosas.

Por todo ello, si en lo sucesivo alguno de mis conocidos me dijera que “me compra” alguna idea, advierto desde aquí que “no vendo” ideas en mis conversaciones.

Fco. Javier Blanco González.

www.blancoyblancoabogados.es

About Javier Blanco

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>