Tel: 91 652 49 84 - Email: info@blancoyblancoabogados.es

El derecho de defensa por la tele


images balanza y tele
Hace unos días pude observar el televisado juicio en el que se acusa de determinados delitos a don Iñaki Urdangarín, entre otros. Pude seguir, en concreto, el trámite de conclusiones que hizo don Mario Pascual Vives, letrado del duque.

No llamó mi atención la estrategia de la defensa, ni la excelente expresión oral del letrado. Lo que me llenó de orgullo y satisfacción fue la tranquilidad con que se expresaba el abogado, el respeto de los magistrados y, particularmente, el tiempo tan dilatado y paciente que se le confirió para ejercer su labor.

Estoy seguro de que don Mario pudo desarrollar su trabajo con la dignidad que merece. Estoy convencido de que el abogado volvió a su casa con el convencimiento de que había defendido a su cliente del mejor modo que sabe. Y lo que es más importante, el derecho de defensa de don Iñaki se pudo ejercer satisfactoriamente.

No es esto lo habitual, sin embargo. Todos los letrados sufrimos habitualmente las prisas a que nos someten los Jueces antes y durante el tiempo en que hacemos intervenciones orales.

La pasada semana, sin ir más lejos, Su Señoría me advirtió, “Letrado, tiene 3 minutos para conclusiones, no tiene más”. Así comencé mis conclusiones para defender a una señora de avanzada edad, a quien el fiscal (a quien no se le impuso limitación temporal en sus conclusiones) pedía 2 años de prisión.

Ciertamente, el derecho de defensa no comprende el derecho a un alegato interminable, ni es admisible la verborrea de un abogado o fiscal que emplea media hora cuando objetivamente ello no es necesario.

Sin embargo, no me asusta admitir que se vulnera el derecho de defensa a diario, cada vez que Su Señoría impone esas exigencias temporales arbitrarias, basadas en que “tenemos muchos juicios” o que “hemos empezado muy tarde”.

La autoridad del juez y el pavor que sufrimos los abogados a pedir explicaciones a Su Señoría ante tan arbitrarias -y en ocasiones mal educadas- limitaciones hacen difícil una solución. Así las cosas, parece que las cámaras de Antena 3 o una Pantoja o Infanta en el banquillo son los mejores garantes de proceso y de los derechos del justiciable.

José Mª Blanco Villalón

www.blancoyblancoabogados.es

About Javier Blanco

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>